Rodrigo

Nacido el 29 de junio de 1941, en la parroquia de Graça, en Lisboa, fue bautizado con el nombre de Rodrigo Ferreira Inácio.
A la edad de 18 años fue invitado a formar parte de un grupo musical llamado “Os Cinco Reis”, este grupo alcanzó un gran éxito a principios de los años 60, habiendo participado en muchos programas de televisión en vivo. Graba un álbum de éxito (“O Pepe”), actuando en muchos lugares de Lisboa y más allá, donde destaca el entonces famoso “Passatempo para Jóvenes”.
A los 21 años siente la necesidad de aprender algo más que le ayude a sobrellevar la vida. Así que se va a Francia a aprender el idioma francés. La víspera de partir hacia París, decide hacer una fiesta de despedida con unos amigos, pasando la noche haciendo lo que se suele llamar la visita a las “capillitas”. Terminaron la noche en una casa de fado en Alcântara, la antigua “Cesária”, un lugar donde nunca había estado. Mientras se integraba a ese ambiente, no siendo precisamente un fanático del fado, sintió algo muy fuerte en esa sala, preguntándose: “¿Qué fenómeno es este tan extraño, que hace que todos los presentes se transformen cuando escuchan tocar una guitarra?”. ¿Acompañar cualquier voz, por ronca que sea, y sentir que en todo lo que se siente y se oye, hay mucho de Portugal?”.
Animado por amigos, decidió participar en ese ambiente fado cantando el único fado que conocía, ya que estaba muy de moda y lo escuchaba a menudo en la radio: “Biografia do Fado”, hecho famoso por un gran maestro del Fado: Carlos Ramos. . Tan pronto como terminó de cantar, se sentó, porque no sabía más. De los que lo escucharon, nadie quiso creer que ese joven afable y educado desconocía otros fados, y más aún, que sería la primera vez que lo cantaba. Después de muchas explicaciones (todos querían escucharlo cantar más), le creyeron, porque sentían que decían la verdad.
Este incidente lo marcó de por vida. De regreso en Francia, para su sorpresa, el momento que más recordaba, además de la añoranza que sentía por su familia, era ese mágico momento del fado.
A los 26 años regresó definitivamente a Portugal y grabó su primer disco, “The Last Toirada Real em Salvaterra”, aunque lo grabó como aficionado, el disco tuvo un gran éxito, al igual que los siguientes. Fue entonces cuando, con 30 años, se profesionalizó, dejando su puesto de socio director de una conocida editorial gráfica para dedicarse en exclusiva a su pasión: el FADO.
Aunque nacido en Lisboa, es conocido como el “cantante de fado de Cascais”, donde vive desde hace unos cuarenta años. Durante 31 años fue propietario de “Forte D. Rodrigo”, una de las casas de fado más famosas de Cascais.
Esto explica que su nombre haya estado siempre ligado a Cascais, como atestiguan numerosos artículos escritos en publicaciones de muchas partes del mundo, lo que llevaría al Municipio de Cascais a distinguirlo con una medalla al mérito, convirtiéndose así en el parte de los notables del Consejo.
Su discografía cuenta con treinta y ocho trabajos de larga duración, la mayoría discos de oro o plata, de los que destaca su trabajo más reciente titulado «Marés de Saudade» (noviembre de 2002). Promotor de la canción de Lisboa en todo el mundo, RODRIGO ha representado a nuestro país en innumerables ocasiones en certámenes internacionales, siempre haciéndolo de manera honrosa, donde se destacan las siguientes participaciones:

  • Primer centenario de la Ciudad de Johannesburgo – Sudáfrica
  • Festival Autour du Monde-Casino Monte Carlo – Mónaco
  • Fiesta del Sol – Trujillo, España
  • Cena de Gala en Honor al Presidente estadounidense Jimmy Carter, en Washington
    Por todo ello, no sorprendió ser distinguido por el Senado, con el Diploma de Agradecimiento por su servicio cultural al pueblo del Estado de Rhode Island, en Estados Unidos. de América

Durante su carrera de 40 años, se ha presentado en diferentes teatros y canales de televisión en los cinco rincones del mundo. Ejemplos: España, Alemania, Francia, Canadá, Estados Unidos de América, Brasil, Venezuela, África, etc.
En la actualidad, RODRIGO es, sin duda, un raro caso de popularidad y simpatía, recompensada con la admiración, el cariño, el respeto y la amistad de todo el pueblo portugués.

19.90 € TICKETS